sábado, abril 03, 2004

demasiadas balas 

Se calcula que en el mundo hay más de 600 millones de armas, de las cuales el 60% están en manos de civiles. Es decir, hay casi un arma por cada diez personas en el mundo. Cada año se fabrican 16.000 millones de municiones, lo que equivale a más de dos balas por habitante del planeta. Cada año mueren 500.000 personas por arma de fuego, lo que representa una persona por minuto.

Los países de África, Asia, Oriente Medio y Próximo y Latinoamérica invierten cada año un promedio de 22.000 millones de dólares en armas. La mitad de esta suma permitiría que todos los niños y niñas de estas regiones recibieran educación primaria. Sólo en África, las guerras suponen unas pérdidas económicas de 15.000 millones de dólares anuales.

La exportaciones de armas convencionales de Francia, Rusia, China, el Reino Unido y EEUU suman el 88% del mercado total.


Las cifras cantan. Los países que disfrutan de una sociedad en paz exportan armas a países sumidos en guerras que duran años. La estrategia es tan simple, que resulta insultante. Sólo hay que armar a uno de los bandos y esperar a que el otro quiera "igualar" la balanza. Desgraciadamente, esto nunca ocurre. Y mientras ambos bandos vacían sus venas de sangre, empresas asentadas en países ricos se llenan los bolsillos de dinero.

Y algunos aún tienen la desfachatez de erigirse en liberadores de la maldad del mundo. De nuevo, la estrategia está clara: "que tu mano izquierda no sepa lo que hace la derecha".

“No podemos tenerlo todo. No podemos ser los líderes mundiales de la paz y al mismo tiempo ser el mayor suministrador de armas del mundo.” Jimmy Carter, ex presidente de Estados Unidos, campaña presidencial, 1976.

PD: En el tiempo que has leído esto, han muerto dos personas por arma de fuego.

Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Opinión de Blogger Optimista escrita a las 11 de mayo de 2004, 14:48 - #  
prueba 2
Opinión de Blogger Optimista escrita a las 11 de mayo de 2004, 15:57 - #  
Donde los optimistas se enfrentan a la realidad