lunes, abril 12, 2004

vacaciones 

El presidente estadounidense, George Bush, dijo ayer que el documento secreto sobre Al Qaeda que recibió el 6 de agosto de 2001 y que fue divulgado el pasado sábado no decía nada "de un ataque en Estados Unidos". "Quería saber si había algo, algún dato de espionaje sobre el que se podía actuar", dijo en sus primeros comentarios tras la publicación del documento.

El documento, conocido como Presidential Daily Brief (PDB), fue emitido por la CIA como respuesta a preguntas de George Bush sobre la posibilidad de que Al Qaeda cometiese atentados en Estados Unidos.

No son más de dos páginas y el mensaje que transmite es claro: Al Qaeda quería atentar en Estados Unidos y estaba en disposición de hacerlo. El documento afirma que "informes clandestinos, de gobiernos extranjeros y de medios de comunicación indican que (Osama) Bin Laden ha querido realizar atentados terroristas en Estados Unidos desde 1997" y que "miembros de Al Qaeda, incluyendo algunos que son ciudadanos estadounidenses, han vivido o viajado a Estados Unidos durante años y el grupo aparentemente mantiene una estructura de apoyo que podría ayudar a realizar atentados".


Realmente, no se que me preocupa más de este asunto: que la mayor agencia de inteligencia del mundo es incapaz de abortar un atentado o que el hombre más poderoso del mundo no hiciera demasiado caso de un informe que recibió durante las vacaciones.

¿Indefensión o desidia? Prefiero no elegir y pasar el día jugando al golf, como hizo Bush el 6 de agosto de 2001.

Donde los optimistas se enfrentan a la realidad