lunes, mayo 24, 2004

Bomba de cumpleaños 

Siete personas muertas y 98 heridas es el saldo de una nueva oleada de ataques terroristas registrada el sábado en la noche en dos municipios antioqueños, y que las autoridades atribuyen a las Farc, con ocasión de los 40 años de su creación.

El atentado tuvo lugar en la discoteca ‘Barra Cervecera’ ubicada en la ‘zona rosa’ de la población de Apartadó, en donde cinco personas murieron y 83 resultaron heridas al ser activado un explosivo instalado en un maletín.

Entre las personas muertas figura una niña que se encontraba comprando un helado en un local contiguo al sitio donde funcionaba la discoteca. Varios establecimientos quedaron destruidos por la explosión.


Sólo las noticias de moda tienen tiempo en los informativos o un espacio en las portadas de los periódicos. Las "noticias que no son noticia" hay que buscarlas en el fondo de las páginas de internacional o encontrarlas en medios de comunicación de otro país, que no se encuentren anestesiados por la última boda de la realeza.

Mayo de 1964
. Un batallón del ejército colombiano toma la población de Marquetalia, en un intento por recuperar lo que consideraba un "bastión revolucionario". Las zonas de Marquetalia, Riochiquito, El Pato y Guayabero están ocupadas por un movimiento agrario que cuenta con su propia organización de gobierno. El gobierno colombiano, supuestamente animado por unos Estados Unidos temerosos de que se repita la misma historia que en Cuba, comienza la "Operación Marquetalia" y, al mismo tiempo, propicia el nacimiento de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Uno de los campesinos que huye es Manuel Marulanda Vélez, hoy jefe máximo de las FARC, y más conocido por su sobrenombre, "Tirofijo".

Este mes se cumplen cuarenta años de la fundación de las FARC y, al parecer, la mejor manera de celebrarlo ha sido asesinar a siete personas. Y digo "al parecer" porque de nada se puede estar seguro en esta guerra (me niego a llamarlo conflicto) que ya dura 40 años. Para unos, las FARC son el ejército del pueblo que lucha contra la opresión del gobierno. Para otros, sólo un repugnante grupo terrorista que es el tercer cártel de la droga en Colombia. Pero no seamos maniqueos. Los únicos buenos aquí son los que están en medio y se dejan la vida en el filo de una bala perdida. En esta guerra nadie es lo que pretende y los bandos sólo dicen la verdad cuando acusan al contrario. Lo que no se puede negar es que las FARC matan, secuestran, reclutan niños, extorsionan...

Cuarenta años de guerra.

Claro, esto ya no es noticia.

Donde los optimistas se enfrentan a la realidad