viernes, mayo 14, 2004

Conceptos 

El cardenal Joseph Ratzinger, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, condenó ayer fuertemente las uniones gays, asegurando que están destruyendo el concepto de matrimonio y de la misma humanidad. "Si las uniones homosexuales se ven al mismo nivel del matrimonio enfrentamos la disolución de la imagen del hombre", dijo el purpurado.

Sus palabras se conocieron el mismo día en que se informó que el gobierno de Cataluña, en España, está preparando un proyecto de ley donde reconoce el derecho de las parejas del mismo sexo a adoptar niños, en las mismas condiciones que las parejas heterosexuales.
fuente: La Tercera


Por lo visto, la iglesia no tiene bastante con autoproclamarse rectora moral de todos los hombres, pertenezcan o no a su agrupación. Además, ahora se adueñan de conceptos como la humanidad y el matrimonio. Quizás debiera saber el señor Ratzinger que el matrimonio existió mucho antes de que hubiera un solo católico sobre la Tierra. Ya en el antiguo Egipto se consolidó la costumbre de que el heredero del trono debía casarse con su hermana para ser considerado rey legítimo. Ellos no han inventado nada, tan sólo se han adueñado del concepto y lo han maleado a su antojo. Y ahora, tras siglos en los que matrimonio cristiano ha sido sinónimo de esclavitud para la mujer, aún pretenden controlar las uniones entre personas.

Incluso tiene la desfachatez de afirmar que las uniones homosexuales están disolviendo la imagen del hombre. Tendría que aclarar que se refiere a su propia imagen del hombre, la que da la iglesia católica. Un hombre con miedo al pecado, inseguro por caer en tentaciones y dependiente de un dios que da y quita a su voluntad. Esa no es la imagen del hombre. Es tan sólo una caricatura.

Además, después de veinte siglos de despropósitos de la iglesia católica debieran ser humildes y dejar a la sociedad evolucionar sin el corsé de una religión opresora. Peor no lo podremos hacer.

Y a los vendedores de palomas les dijo: "Quitad esto de aquí; no hagáis de la casa de mi Padre un mercado". Jn 2, 16

Es la primera vez que paso por aquí. Felicidades, el diseño y el contenido están muy bien.
Sobre lo de la Iglesia, me asustaría más si el Ratzinger empezara a gritar ¡Vivan las uniones gay! entonces sí que tendríamos que preocuparnos porque seguro que estarían tramando algo.

La iglesia lleva dos mil años en guerra con unos y con otros.
Opinión de Blogger sulaco escrita a las 15 de mayo de 2004, 0:00 - #  
Felicidades, muy buenos contenidos y muy acertadas opiniones. Además, una redacción impecable.
La Iglesia es patética.
Opinión de Blogger Jorge Pedro escrita a las 25 de mayo de 2004, 23:24 - #  
Donde los optimistas se enfrentan a la realidad