jueves, mayo 27, 2004

Metiendo miedo 

La Oficina Federal de Investigación de EEUU (FBI) ha emitido una situación de alerta ante la sospecha de que Al Qaeda "está casi lista" para lanzar un atentado terrorista de gran envergadura contra este país. El secretario de Justicia ha indicado que la red terrorista "puede atentar contra EEUU este verano u otoño".

John Ashcroft, secretario de Justicia de EEUU, ha recordado los atentados terroristas en Madrid, el 11 de marzo, y la posterior retirada de tropas españolas de Irak, e indicó que Al Qaeda puede estar preparando "un ataque a gran escala contra EEUU este verano u otoño que puede conducir a consecuencias similares".

Ashcroft y el director del FBI, Robert Mueller, han presentado públicamente las fotografías de siete sospechosos vinculados con Al Qaeda a los que se busca dentro de la actual alerta terrorista.
fuente: El Mundo


En realidad, lo que más teme el gobierno de Estados Unidos es no renovar el poder en las elecciones del próximo noviembre. Nada como un estado de miedo para crear un clima en el que los ciudadanos apoyen a un gobierno conservador, tal como ocurrió tras el 11S. De hecho, la popularidad de George Bush nunca ha sido tan alta como después de los atentados contra las Torres Gemelas. Creando este estado de terror, además de hacerles el juego a los terroristas, también ofrecen justificación al abuso que están haciendo de forma continuada a los derechos humanos.

Y para que la cosa tenga más gracia (que maldita la gracia que tiene), parece que se han metido a clarividentes. "Al-Qaeda atacará este país en verano u otoño", dicen. Me recuerdan a los lectores de Tarot que, diciendo cosas generales, acaban acertando algo. Mi opinión es que no tienen ni puta idea. Si la tuvieran, estarían detrás de los asesinos y no tendrían que hacer esta pantomima de mostrar un puñado de fotos y asegurar que Al-Qaeda atacará algún día en algún sitio.

Y de paso, si los cabrones de los terroristas se salen con la suya, ellos podrán decir que ya habían avisado.

Dan pena. Pásalo.

Donde los optimistas se enfrentan a la realidad